UN MATRIMONIO PARTICULAR

INTERIOR CASA. DIA.

Un HOMBRE de unos 6o años observa a una MUJER de unos 55 años que recoge ropa y otros objetos en la habitación. EL HOMBRE lleva gafas y barba, y es ligeramente bizco. Se le ve cara de preocupado. La MUJER lo ve entrar pero no hace caso. Su expresión es grave pero determinada.
-¿Qué haces?
-Las maletas.
-¿Las maletas?
-Me voy.
-¿Así, sin avisar?
-¿Sin avisar? Hace siete años que te estoy avisando. Te he dicho muchas veces que tenemos que hablar.
-Y hemos hablado.
-Solo para decirme “no”, “no”, “no”, “no”…
-Me pides cosas que no puedo darte.
-No es verdad. Te pido cariño, respeto y un poco de libertad.
-Y dinero.
-No quiero tu dinero. ¿Todavía no lo entiendes? No quiero tu dinero. No lo necesito.
-Pero estamos casados.
-Ya no.
-¿Cómo?
-He pedido el divorcio. Me voy.
-No puedes hacer eso.
-(Se ríe) ¿No me estás viendo? Solo me queda vaciar el último cajón.
-No puedes. El divorcio… ¿Qué dirá mi familia?
-¿Tu familia? Por favor…
-Tienes que hablar con mi familia. Mis padres no lo aceptarán, ni mis hermanos. Pregúntales.
-¿Cómo le voy a preguntar a tu familia? A veces pareces tonto. Pásame el bolso.
-No…
-Tú nunca me has querido. Nunca. Te casaste conmigo por puro interés. Tú y tu familia os habéis reído de mi, de mis padres, de mis costumbres, de mi lengua. Me habéis despreciado, me habéis humillado en público, y todo tiene un límite. Ya he aguantado demasiado.
-¿Y dónde vas a ir, desgraciada, si no tienes donde caerte muerta? Sin mí no eres nadie.
-¿Lo ves? Sigues sin entender nada. Me da igual donde vaya. Quiero empezar una nueva vida lejos de ti. Respirar de nuevo. Vivir. ¡Vivir! Lo necesito.
-Te lo advierto. Estás cometiendo un gravísimo error.
-Adiós, Mariano.
-Catalina, no me obligues a…
-Acércame el bolso. El taxi me está esperando.
-No me obligues a llegar a lo que no quiero llegar.

La MUJER se dispone a salir de la habitación cuando el HOMBRE la coge del pelo y la tira al suelo, donde empieza a pegarle. La cámara sale por la ventana, mientras oímos ruido de golpes y gritos. Fundido a negro.

​[tag microconte, mariano, catalina, divorci]​

Anuncis

Quant a davidabadú

Vet aquí algú que aspirava a príncep blau i va acabar fent de granota. Que anava per matemàtic i va acabar triant Lletres. Que adorava la literatura i va estudiar llengua. Aquest sóc jo, tècnicament parlant. Escriptor d'interiors, adreçador d'idees, paleta de la llengua i flagell de la mala ortografia. Filòleg i somiatruites. Poca cosa, sí, però ben dita.
Aquesta entrada ha esta publicada en Microcontes. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a UN MATRIMONIO PARTICULAR

  1. Pons ha dit:

    Bé, pels diners també, no fotem, tot suma.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s